martes, 9 de septiembre de 2008

INVESTIGACION CIENTIFICA Y RELIGIOSA SOBRE EL ORIGEN DEL HOMBRE

AUTORES: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO

HARALD CASTILLO MENDOZA (INGENIERO ELECTRICO).

LUIS GARCIA MORENO (CORONEL DEL EJERCITO DE CHILE).

DANIEL GUZMAN RUIZ (INGENIERO ELECTRICO).

LUIS VERA (CONTADOR AUDITOR).

INVESTIGACION ENCARGADA POR LOS SEÑORES LUCIANO ALVARADO TORRES, PROFESOR DE ESTADO EN EDUCACION, Y ALBERTO FRANCOIS ROSAS: TEORICOS FILOSOFICOS.


"El hombre no solo procede del mono, sino que además se va acercando a él".
Salvador Dalí.



PRESENTACION DE LA SIGUIENTE INVESTIGACION

Desde épocas remotas de la humanidad hasta nuestros días, el hombre se ha preguntado sobre sus orígenes.

El enfoque de la presente investigación es desde dos puntos de vista: EL RELIGIOSO Y EL CIENTIFICO.

Desde el punto de vista religioso y cristiano, la creación de la vida, el hombre según como lo plantea la Biblia.

Desde una perspectiva biológica, el nacimiento del universo según la teoría del Big-Bang, el surgimiento de la vida de acuerdo a la generación espontánea, y el enfoque del nacimiento del hombre según Charles Darwin.


DE EVOLUCION Y MISTERIOS

En el campo científico, el origen y evolución de la vida sobre el planeta se ha agrupado en cinco eras principales:

1 ERA ARCAICA O ARQUEOZOICA: Es la etapa más antigua y puede considerarse, como la prehistoria de la costra terrestre, apareciendo en esta etapa los primeros vestigios de vida.

2 LA ERA PRIMARIA O PALEOZOICA: También conocida como la edad de los peces, dura cerca de 325 millones de años. Culmina con el surgimiento de los primeros anfibios.

3 ERA SECUNDARIA O MESOZOICA: También conocida como la edad de los reptiles, dura cerca de 125 millones de años.

4 ERA TERCIARIA O CENOZOICA: También conocida como la edad de los mamíferos, dura cerca de 70 millones de años, tiempo de intensa actividad volcánica.

5 ERA CUATERNARIA, NEOZOICA, ANTROPOZOICA O PLEITOCENO: También conocida como la edad del hombre, ha durado cerca de 12.000 años. Desaparecen las especies gigantes prehistóricas y cuatro grandes glaciaciones asolan el planeta, aquí es donde históricamente se produce la partición del hombre.

Todas las especies del planeta comparten un mismo lenguaje genético basado en la molécula de ADN. Esto constituye una de las pruebas mas importantes del parentesco evolutivo entre todas las especies.

Los biólogos y antropólogos físicos han desarrollado varias técnicas que permiten comparar directamente los genes entre organismos diferentes.

De estas comparaciones surgen similitudes y diferencias que solo pueden ser explicadas considerando diferentes grados de parentesco entre los grupos estudiados.



ORIGEN Y EVOLUCION DEL HOMBRE

De aquí en adelante se especula que todos los primates ya extintos, hasta la actualidad, y solo conocidos por sus registros históricos y fósiles, tendrían un antecesor en común EL RAMAPITECHUS. Que no se sabe si fue bípedo o se desplazaba como los simios actuales con las cuatro extremidades.


LOS AUSTROLOPITECUS

Los primeros homínidos forman parte del género Australopithecus:

La evolución de los homínidos comenzó en África. Los primeros homínidos pertenecen al genero Australopithecus (hombre mono del sur), que apareció hace unos 3,8 millones de años.

La mayoría de los biólogos y antropólogos físicos reconocen dos a cuatro especies de australopitecos.


AUSTRALOPITHECUOS AFARENSIS

El Australopithecus Afarencis era un pequeño homínido, de poco más de noventa centímetros de estatura. Su rostro se proyectaba al frente, y su cráneo de aspecto simiesco cubría un encéfalo pequeño. La capacidad craneal era de 450 a 500 centímetros cúbicos. Su dentición incluía largos caninos. Es probable que no hablaran, ni construyeran herramientas, ni utilizaran el fuego.

Muchos científicos consideran que A. Afarencis evolucionó hacia el autralopithecus más avanzado, el A. Africanus, que apareció hace unos 3 millones de años. Este homínido más bien pequeño caminaba erecto, y sus manos y sus pies, eran, claramente humaniodes. Se cree que se alimentaba de plantas y animales. Poseía un encéfalo de 500 centímetros cúbicos.

Los primeros homínidos forman parte del género Australopithecus:

La evolución de los homínidos comenzó en África. Los primeros homínidos pertenecen al genero Australopithecus (hombre mono del sur), que apareció hace unos 3,8 millones de años.

La mayoría de los biólogos y antropólogos físicos reconocen dos a cuatro especies de australopitecos.

El primer Australopithecus fue descrito en el año 1925 por el anatomista Raymond Dradt, cuando estudió sus restos hallados en el sur de África. Lo que observó fue que la columna vertebral, no calzaba con la parte posterior del cráneo. Sino que perfectamente con la base de este. Vale decir no se trataba de un primate que andaba con sus cuatro extremidades.

De allí en adelante se encontraron muchos otros miembros de este género en ese continente. Todos se asemejan a los simios, con un tórax cónico; abultado abdomen y cráneo pequeño. Con un volumen entre 400 y 500 centímetro cúbicos.

El más famoso Australopithecus, fue descubierto en 1974 en Etiopía, se cree que es el representante más antiguo y más completo de los homínidos.

Es la especie Australopithecus Aferencis, el fósil tiene sus restos óseos muy bien conservados y por el diámetro de su pelvis, se piensa que es mujer. Le llaman LUCY, (porque cuando fue descubierta, estaba sonando esa canción de los Beatles).

Muchos científicos y antropólogos físicos sostienen que LUCY es la madre de la humanidad. Por eso se le conoce también como EVA. En la actualidad todavía existen sus huellas casi humanas que dejó sobre las cenizas de un volcán al norte de Tanzania.

Por otro lado se cree fehacientemente que fue esta especie, la que cruzó la línea entre los monos y los humanos. Sería nada menos que el nexo entre el hombre, el gorila, chimpancé, y el orangután.

Sería el eslabón entre el hombre y el mono. Nada menos que el puente hacia la convergencia definitiva, que llevó al género homo a la raza humana; no obstante los rasgos estructurales más fundamentales y particulares idénticos a los actuales se fueron consolidando en los últimos y particulares idénticos a los actuales, que se fueron consolidando en los últimos 3 millones de años.

La capacidad craneana aumentó de 600 a 700 centímetros cúbicos. La confrontación y pruebas antropológicas físicas dentales; determinaron que se adaptó a una alimentación omnívora, que incluye toda clase de alimentos, y se suplieron los ciclos menstruales en la fertilidad de las hembras, por periodos menstruales; lo que permitió una sexualidad.

Se supone que la línea de los homínidos se separo de la línea de los simios hace unos cuatro o cinco millones de años.

Es evidente que los primeros homínidos adquirieron una postura bípeda antes de que el encéfalo aumentara de tamaño.

Los cambios evolutivos que han ocurrido desde los primeros homínidos hasta el ser humano moderno son obvios en alguna de las características del esqueleto, en particular el cráneo.

Comparado con el de los simios, el sistema óseo del ser humano presenta claras diferencias que reflejan su capacidad de mantenerse erguido y caminar en dos pies.

Entre las diferencias en el esqueleto se incluyen mayor curvatura de la columna para mejorar el equilibrio y la distribución del peso.

La pelvis humana es mas corta y mas redondeada, lo que permite una mejor inserción de los músculos utilizados para la marcha erguida.

El agujero occipital se localiza en la parte posterior de la caja craneal en los simios en tanto que en el ser humano esta en el centro de la parte inferior, lo cual deja a la cabeza en una posición adecuada para la marcha erguida.

Un incremento en la longitud de las piernas respecto de los brazos y el cambio de posición del pulgar del pie para alinearlo con el resto de los dedos del pie adaptaron a un mejor a los homínidos primitivos para el bipedismo.

Otra tendencia importante hacia la aparición del ser humano es un incremento en el tamaño del encéfalo respecto de la talla corporal.

Además, los simios poseen en el cráneo prominentes bordes óseos sobre las cuencas de los ojos, en tanto que estos bordes supraorbitarios están casi del todo ausentes en el cráneo humano. El rostro del ser humano es más plano que el de los simios y los maxilares son distintos.



EL HOMBRE DE CRO-MAGNON

La cultura de Cro-Magnon, en Francia y España, ejemplifica a estos seres humanos. Sus armas y herramientas eran complejas y a menudo realizadas en materiales distintos de piedra, como hueso, marfil y madera. Elaboraban cuchillos de piedra muy afilados.

Los hombres de cromagnon desarrollaron el arte, quizá con fines rituales, con la pintura en cavernas, el tallado y la escultura.

La existencia de una variedad de obras de arte y herramientas complejas en una indicación de que pueden haber poseído capacidades de lenguaje, utilizadas para transmitir su cultura a las generaciones sucesivas.


Una vez que aparecieron, estos seres humanos modernos emigraron de manera extensa en la Tierra.

Los seres humanos experimentan evolución cultural:

Desde el punto de vista de la genética, el ser humano no es muy distinto de otros primates. Compartimos la mayor parte de nuestros genes con gorilas y chimpancés. Sin embargo, el ser humano posee mayor inteligencia y ha sido capas de aumentar esta inteligencia a través de evolución cultural.

La evolución biológica es la adición progresiva, de conocimiento a la experiencia humana.

Los primeros seres humanos en dedicarse a la caza y la recolección dependían de lo que podían encontrar en el medio. Eran nómades, y cuando los recursos disponibles en la zona se agotaban, emigraban a otra región. Estas sociedades requerían división de trabajo y la capacidad de elaborar herramientas y armas.

Unos pocos grupos aislados de sociedades cazadoras/ recolectoras sobrevivieron hasta el siglo XX, incluyendo los Inuit de las regiones polares y los aborígenes australianos



EL HOMBRE DE NEANDERTAL


Uno de los primeros grupos de H. Sapiens fue el hombre de Neandertal. Estos humanos primitivos eran de corta estatura y complexión fuerte. Su rostro se proyectaba poco al frente y su mentón era menos pronunciado, y los bordes subraorvitarios eran masivos.

Los estudios realizados indican que su cultura incluía la cacería de grandes animales. La existencia de esqueletos de individuos viejos o con fracturas que habían sanado demuestra que cuidaban a los ancianos y los enfermos.

Al parecer tenían rituales, tal vez de significado religioso, y enterraban a sus muertos. La presencia de flores, alimentos y armas indica que tenían un concepta abstracto del más allá.

La desaparición del hombre de Neandertal es un misterio. Es posible que el hombre de neandertal se intercruzara con otros grupos de H. Sapiens contemporáneos, diluyendo así sus peculiaridades más allá del posible reconocimiento. También es posible que el H. de Neandertal no pudiera adaptarse a los cambios climáticos.

Los nuevos hallazgos confirman que el hombre de neandertal, no pertenece definitivamente a la especie homo sapiens, sino a un linaje evolutivo distinto y ya extinto en la actualidad.

En 1856 se halló su primer representante en Neander Tal, valle de Neander en Alemania. A partir de entonces pasó a llamarse el hombre de neandertal. Por su apariencia, rasgos antropológicos óseos duros, y fuerte masa muscular. Se supuso por mucho tiempo que correspondía al antecesor inmediato del hombre moderno.

Al parecer, la hipótesis fue incorrecta. El trabajo que fue realizado por científicos de la universidad de Glasgow en Escocia. La evidencia la obtuvieron, tras analizar muestras de ADN, vale decir el código genético, de restos fosilizados de un niño de Neandertal, que habría muerto hace treinta mil años.


ANTECEDENTES HISTORICOS

Este antepasado nuestro, fue encontrado en estado de conservación casi perfecto hace 13 años en una caverna al sur de Rusia.

Esta noticia confirma los resultados de otros estudios realizados hace algunos años atrás, donde dos investigadores: Uno de la universidad de Munich, y el otro de la universidad de Pensilvania, examinaron el ADN de estos antepasados y ambos coincidieron en sus resultados: Los trozos de material genético fueron muy distintos en comparación con el promedio del hombre actual o el homo sapiens (hombre que se sabe a si mismo que piensa).

Los estudios del DNA mitocondrial de poblaciones humanas actuales de diferentes regiones geográficas indican que el primer H. Sapiens moderno pudo haber surgido en África a principios del pleistoceno tardío.

El hombre de neandertal, había tomado otro camino, que lo habría alejado por siempre de los ancestros del ser humano.

Para corroborar esta interpretación, se estimó importante analizar el ADN de más esqueletos encontrados en otras partes de Europa.

Y por medio de investigaciones actuales, las conclusiones fueron las mismas. Pero el ADN estudiado, no es el que comúnmente se usa en medicina y/o antropología física y forense.

Lo que en verdad se estudia es el ADN MITOCONDRIAL, es decir la información genética (contenida en la mitocondrias). Que son pequeñas y compuestas estructuras de las células, encargadas de generar la energía par su funcionamiento. Por planteamientos evolutivos toda célula contiene su propio ADN, que difiere del que se encuentra en el núcleo.

Lo interesante es que las mitocondrias son portadas solo por el óvulo, y por lo tanto su ADN, proviene solo de la madre. Por tal motivo, la ordenación de su código genético se mantiene igual de una generación a otra, incluyendo las mutaciones que se van produciendo en el tiempo.

Y precisamente este hecho biológico ha sido decisivo hoy, para el estudio del pasado evolutivo del hombre.

En la práctica, se compara el número de mutaciones, basta que cambie una letra del código genético del ADN mitocondrial humano actual con el hallado en algún antepasado. Todo lo cual permite calcular edad y grado de evolución o divergencias entre las especies.

Más aún, este tipo de ADN de las mitocondrias es el único capaz de sobrevivir por la eternidad, debido a su abundancia, con 500 o 1000 copias por células, en vez de dos copias del ADN que existe en el núcleo.

A partir de su estudio entonces se estima que el hombre moderno, se habría separado de su ancestro común; hace unos 600 mil años. Tomando una ruta muy diferente al hombre de neandertal.

Así mismo se verifica que este desparecido y desplazado hombre primitivo, está distante a las tres razas del género de homo conocidas.



EL HOMO ERECTUS

Apareció en África, pero emigró a Europa y Asia. Sus fósiles más antiguos se encuentran en África, 1,5 a 1,6 millones de años, y los posteriores distribuidos en el Viejo Mundo.

El homo erectus era bípedo, más alto que el H. Habilis y por completo erecto. Su encéfalo se hizo progresivamente mayor, pues evolucionó de una capacidad craneal de 850 centímetros cúbicos a otra de entre 1000 y 1200 centímetros cúbicos.

Esto les permitió manufacturar herramientas de piedra más avanzadas. Su inteligencia les permitió sobrevivir en zona frías. H. Erectus vistió ropas, encendió fuego y vivió en cuevas o refugios.



EL HOMO HABILIS

El primer homínido en presentar suficientes características para ser colocado en el mismo genero que el hombre moderno es el homo habilis. Este ser humano primitivo apareció hace unos 1,9 millones de años y persistió más de medio millón de años. Su capacidad craneal era de 650 centímetros cúbicos. En África se han encontrado las primeras herramientas primitivas, rocas que eran golpeadas con otra para hacerles bordes afilados para cortar o raspar.



LOS HOMO SAPIENS

Los Homo Sapiens; habrían aparecido en la tierra hace unos 3 millones de años.

Hace unos 200.000 años aparecieron seres humanos con aspecto suficientemente moderno para que se les clasifique en nuestra misma especie. Su encéfalo seguía creciendo, logrando la capacidad craneal actual, 1.400 centímetros cúbicos.



EL MODERNO HOMO SAPIENS

Homo Sapiens, con todas las características modernas, existió hace 40. ooo años y es posible que antes.



TEORIAS E HIPOTESIS SOBRE LA EVOLUCION HUMANA

Una de las incógnitas aún pendientes, es como el género homo reemplazó al Australopithecus, perteneciente al género que habitó mucho antes en África, hace 4 millones de años. En las época pre-glacial. Alcanzar este conocimiento es importantísimo, ya que sus especies fueron las primeras en erigirse y caminar en dos pies. Sin embargo eran muy parecidos a los monos, en lo que se refiere a morfología y anatomía, con brazos largos y piernas cortas.

Otro aspecto interesante, es si el Homo Erectus y el Homo Sapiens, ambos oriundos de África, convivieron o coexistieron en una misma época, pero en diferentes regiones, según los últimos datos obtenidos la primera especie se habrían extendido hasta Asia, y allí hace unos 300 mil años. La segunda en tanto, alcanzó a colonizar la mayor parte del mundo y probablemente vivió hasta hace unos 50.000 años.

Aunque la balanza se inclina por la segunda alternativa, la duda aún continúa. Quizás ambas especies se enfrentaron en sangrientas luchas hasta que las más débiles desaparecieron, o tal vez hubo una lenta evolución biológica ente una y otra.

Tampoco se sabe si el Homo Sapiens nació de un solo punto; y se dispersó o se formó a partir de diversas ramas que progresaron independientemente. Este es otro de los grandes misterios de la prehistoria de la especie humana.

Con todo el linaje del hombre de neandertal, que habría prosperado hace unos 75.0000años, es ahora más vago y confuso. Lo único cierto es que un conglomerado humano partió hace 50.000 años, e inició la marcha, ya más conocida del hombre inteligente.

Esta convergencia evolutiva no fue buscada ni provocada, lo que acepta actualmente la iglesia católica. No obstante, más allá de las investigaciones científicas, aclara que la evolución del espíritu es creación individual, directa y divina.



ORIGEN DE LA VIDA DESDE EL PUNTO DE VISTA RELIGIOSO-CRISTIANO

Al principio dios creó el cielo y a la tierra. La tierra estaba desierta y sin nada. Dios dijo: “Haya luz”, y hubo luz, así separó a las tinieblas en la noche y a la luz del día.

Luego dijo: “Haya un firmamento en medio de las aguas y que separe a unas aguas de otra”. Así nació el cielo.

Al segundo día dios dijo: “Júntense las aguas de debajo de los cielos en un solo lugar y aparezca el suelo seco”. Así nacieron la tierra y los mares.

Luego dios dijo: “Produzca la tierra pasto y hierbas, que den semillas y árboles frutales sobre la tierra frutos con su semilla adentro”.

Y apareció y amaneció el tercer día: “Haya lámparas en el cielo que separen el día de la noche. Sirvan de signos para distinguir tanto las estaciones como los días y los años. Y que brille en el firmamento para iluminar la tierra”.

Y así fue, luego dios hizo dos grandes lámparas: Uno grande para presidir el día y otra más chica para presidir la noche. También hizo las estrellas, y Yahvé (o Dios) las coloco en lo alto de los cielos para alumbrar la tierra y así pasó el cuarto día.

Dios dijo: “Llénense las aguas de seres vivientes y revoloteen aves sobre la tierra bajo el firmamento”.

Y así paso al quinto día; luego dios dijo: “Produzcan la tierra animales vivientes, de diferentes especies, bestias, reptiles y animales salvajes”.

Posteriormente dijo: “Hágase al hombre a imagen y semejanza. Que mande a los peces del cielo, a la bestias, a las fieras salvajes y a los reptiles que se arrastran por el suelo”.

Dios creó al macho y a la hembra, y los bendijo diciéndoles. “Sean fecundos y multiplíquense llenen la tierra y sométanla. Manden a los peces del mar y a las aves del cielo, y a cuanto animal viva en la tierra”.

Luego dijo dios: “Yo les entrego para que ustedes se alimenten toda clase de hierbas de semillas y toda clase de árboles frutales. A los animales salvajes, y a las aves de los cielos y a cuanto ser viviente se mueve en la tierra. Les doy para que coman pasto verde”.

Así amaneció el sexto día, y fueron hechos el cielo y la tierra, y todo lo que hay en ello. Dios terminó su trabajo el séptimo y descansó en este día de todo lo que había hecho, y lo bendijo e hizo santo porque ese día descansó de su trabajo de la creación.



SEGUNDO RELATO DE LA CREACION

El día en que Yahvé (o Dios) hizo la tierra y los cielos, no había ni arbustos ni plantas porque no había lluvia ni había hombre que cultivara el suelo y brotó un manantial que regó toda la superficie.

Así Yahvé (o Dios) formó al hombre con polvo de tierra y sopló en su nariz aliento de vida, y existió el hombre con aliento de vida.

Después Yahvé (o Dios) plantó un jardín en un lugar del oriente llamado Edén. Allí colocó al hombre que había formado, hizo crecer árboles, y puso en medio el árbol de la vida, y el árbol de la ciencia y del bien y del mal.

Del edén salía un río dividido en cuatro brazos: el primero era Pisón, que rodea la tierra de Evila, donde hay oro y joyas; el segundo Guijón que rodea la tierra de Gus; el tercero Tigres y corre al oriente de Asiria; y el cuarto el Eufrates.

Así Dios tomo al hombre y lo puso en el edén, y le ordenó: “Puedes comer de cualquier árbol, menos del de la ciencia del bien y del mal; porque el día que comas de él morirás sin remedio”.

Yahvé (o Dios) formó de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo, y el hombre las bautizó.

Así Yahvé (o Dios) hizo dormir al hombre y le sacó una de sus costillas y con ella formó una mujer, y el hombre dijo: “Esta sí que es hueso de mis huesos, carne de mi carne. Esta será llamada varonesa porque del varón ha sido tomada. Por eso el hombre deja a sus padres para unirse a una mujer, y formar con ella un solo ser. Los dos estaban desnudos, hombre y mujer, pero no se avergonzaban.

Desde un punto de vista filosófico el autor Henry Franck plantea: “La verdad no puede ser algo separado entre el mundo mental y el munod material. El universo esinfinito, mientras que la visión del hombre está limitada por su inteligencia finita, y por tanto la verdad perfecta no es jamás vista. La perdimos a través de un cristal empañado por las formas de la naturaleza. Pero su voz secreta no es jamás oída, ni roto el silencio de esfinge de sus antiguos labios. Nadie conoce la verdad, pero es mejor buscarla y no encontrarla, que jamás haberla buscado. La verdad revela en vislumbres, coquetea, seduce, pero nunca satisface”.


CONCLUSIONES

El fenómeno es especialmente sorprendente en el ámbito del desarrollo científico, donde la velocidad con que suceden la generación y aplicación de nuevos conocimientos supera no sólo nuestra capacidad de comprensión, sino incluso nuestra capacidad de asombro.


Aunque las especies son identificadas en la vida cotidiana por su apariencia, hay algo fundamental a tener en cuenta para su distinción: los individuos de una misma especie son capaces de cruzarse entre sí, pero no con individuos de otras especies diferentes.


Según la teoría de Darwin todos los organismos de un mismo grupo tienen un antecesor común, y existen o existieron formas intermedias entre los organismos actuales y el antecesor.


Sobre el origen del hombre; sea este planteado del punto de vista científico; como del religioso, podemos afirmar que estas dos versiones e hipótesis son válidas.

Al exponer con cabales e infundados argumentos, y sólidas bases científicas e históricas; sus puntos de vista, posiciones y diferentes perspectivas que nos entregan e ilustran; tanto la ciencia como la religión, enfocadas hacia un mismo fenómeno: el surgimiento de la vida humana.



FIN



BIBLIOGRAFIA


LA BIBLIA.


EL ORIGEN DE LAS ESPECIES
CHARLES DARWIN.
COLECCIÓN FILOSOFIA Y TEORIA SOCIAL 2004.


BIOLOGIA
AUTOR: CLAUDE A. VILEE.
NUEVA EDITORIAL INTERAMERICANA S.A. MEXICO D.F. 1981.


BIOLOGIA HOY.
AUTOR: C. H. WADDINGTON.
EDITORIAL TEIDE S.A. 1982.


BIOLOGIA
AUTOR: HELEN CURTIS.
EDITORIAL MEDIA PANAMERICANA 1990.

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bien sigan asi