jueves, 10 de julio de 2008

INSTANCIAS METAFISICAS

AUTOR: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO.

LIBRO DE POESIA ROMANTICA INSCRITO EN EL DIBAM DE CHILE





TECNICA DEL RELATO EXTENDIDO EN PROSA, YA QUE ESTE LIBRO ESTA DEDICADO A MI AMOR GLADYS.


Sumido en esos maravillosos universos metafísicos; por los cuales emanan las manifestaciones de tu desbordante y jovial personalidad; yo me siento inmerso en una particular y mágica atmósfera de encanto; al mismo tiempo que estoy atónito por tu indescriptible belleza.

Porque cual estética e incomparable creación; que adorna y embellece magistral y solemnemente a las elegantes y elevadas distinciones de tu majestuosa persona.

Y ni la más acabada y minuciosa de las descripciones prosaicas; alcanzarían para abarcar y detallar en toda su extensión; a tu indescriptible y majestuosa hermosura, mi encantadora diva de mis sueños.

Inagotable fuente interpretativa; que fomenta mi infinita inspiración; y que al contemplarla, los perceptivos sentidos de mi ser, inmersos en esa mágica atmósfera de encanto; dejan a mis siderales y artísticas imaginaciones, impregnarse y maravillarse con los imponentes y resplandecientes destellos de tu majestuosa figura.

Ya que extenso y prolongado es el imperio de mi memoria; en el cual habitan recuerdos, vivencias, representaciones, y escenas pero yo racionalmente logro ordenar y jerarquizar, entre todo ese repertorio de exposiciones, dando un principal orden a la gloriosa y omnipotente aparición de tu soberana imagen: Cual esplendorosa y dominante diva que habita y gobierna los arcanos y recónditos dominios de mis secretos y misteriosos pensamientos.

El dominio de tu compañía que enaltece y maravilla a las percepciones de mis anonadados y asombrados sentidos; al contemplar en mi sideral y mágico espacio a la incomparable belleza de tu encantadora y maravillosa persona.

Soberbia y omnipotente silueta; que hace notar con tus maravillosos y femeninos encantos; el privado e introspectivo mundo que tú construyes y ejecutas mediante la soberanía de tu maravillosa y resplandeciente compañía.

Y las percepciones de mi ser, quedan maravilladas ante los irradiantes y resplandecientes destellos; que emanan de las infinitos y maravillosos encantos que se desprenden y desarrollan de ese femenino y refinado mundo de tu irreemplazable y omnipotente compañía.

Porque tan notoria y majestuosa representación que enaltece a tus refinados y elegantes feminismos, a perfilarse y expresarse en esos infinitos y extáticos momentos, donde el metafísico tiempo parece detenerse cuando me brindas los indescriptibles encantos que adornan y conforman a tu orgullosa y majestuosa presencia.

Dicha soberanía orgullosa y distinguida manifestación de refinada y femenina elegancia, que irradia y complementa a las mágicas aureolas de tu elegante y omnipotente presencia.

Porque poderoso es el dominio que ejerces, mediante tan marcada y elevada muestra de tu femenina y encantadora presencia.

Presencia la tuya, tan majestuosa y orgullosa, que perfila con las irradiantes y esplendorosas aureolas de tu indescriptible e infinita belleza; que construye y adorna el encantador universo determinado por los dominios de tu maravillosa compañía.

Ya que existe un metafísico y maravilloso puente; que determina y conjuga el singular mundo contemplado por las mágicas y elegantes expresiones conectadas y existentes; entre tu fuerte y notoria presencia; y ese maravilloso mundo de tu encantadora compañía.

Y me detengo para pensar y admirar, el fuerte y encantador carisma que emana desde el notable e intenso poderío de tu distinguida y elegante presencia.

Cuanta magia, cuanto encanto, como un fugaz sortilegio que deja extasiadas a las percepciones de mí ser; por ese fuerte e intenso poder que se genera e las aureolas de tu magistral y omnipotente asistencia.

Porque ella es la conjunción que me señala a la irradiante y encantadora atmósfera romántica, donde logro divisar en esos metafísicos espacios a la gloriosa aparición de tu maravillosa y bellísima persona.

Y yo extasiado por la infinita y resplandeciente belleza que se perfila desde tu angelical rostro; me dejo levar por ese metafísico y romántico sendero que me denota el seductor rumbo de tu mirada.

Mas caigo sumido y encantado por ese maravilloso puente; que se perfila entre nuestros seres; el cual tiene su origen en esos maravillosos soles de tu bellísimo y admirable rostro.

Dichos hermosos y seductores soles me indican el camino de ese maravilloso puente; por el cual me siento transportado como cual viajero sideral; que emprende un virtual y surrealista viaje hacia el misterioso y enigmático mundo de tus arcanos y secretos pensamientos.

Mas las asombradas percepciones de mi ser, caen en la más profunda de las curiosidades, por querer hacer entendedor a mi centro de entendimiento; de los ocultos secretos contemplados en los confines del universo de tus reservados pensamientos.

Albergados y determinados en ese particular y preciso instante; en el cual tu sideral mente, viaja hacia los lejanos dominios contemplados en tu místico imperio de tu silencio. Más dejas al dominio de mis ojos tu incomparable hermosura.

Me conecto con mis mundos interiores; en los cuales vives y gobiernas tú, mi adorada y hermosa diva (inspiradora).

Nunca estás ausente del recuerdo de mi mente, ya que tu imagen vive y gobierna en los espacios de mis privados pensamientos, situados en mis mundos cotidianos.

Más te refugias en algunos momentos, en tu discreto mundo de tu silencio.

Y las profundas percepciones de mi ser; caen extasiadas por ese indescriptible encanto que se desprende de ese infinito universo estético y metafísico de tu incomparable hermosura; al mismo tiempo que viajo por el maravilloso sendero de tu profunda e infinita mirada.

Y tu, mi adorable y querida diva; con los intensos poderes que se desprenden del tranquilo mundo de tu actitud; detienes mi tiempo cronológico cuando viajas a las misteriosas profundidades, del enigmático mundo de tu silencio; dejándome prendado y encantado a los indescriptibles atributos de tu quieta y ya reflexiva belleza.

Tales mágicos y pensativos instantes, en los cuales estás sumida en las reflexivas profundidades del misterioso mundo de tu silencio; en el cual sus simbólicos sonidos seducen mis agudos sentidos auditivos; emanando desde mi interior la más espontánea de mis inspiraciones.

Dejando a mis privados e introspectivos centro de entendimiento; sumidos e inmersos en una atmósfera de atención, en cual me dejo llevar por el extasiado e insinuante mundo que se construye mediante las fronteras de tu hermosa y reflexiva sonrisa.

Y mis atentos y asombrados ojos, viajan por el sensual camino; que se desprende desde el insinuante mundo de tu seductiva sonrisa; como queriendo entrar al misterioso mundo de tu silencio.

Mas las atentas percepciones de mi ser; se sienten extasiadas y al mismo tiempo que mi centro de entendimiento, cae en la más profunda de las curiosidades; por querer ser partícipe de los profundos y privados conocimientos; ocultos en tu misterioso mundo de tu silencio; cuando este es encantado y cubierto por la sensual simpatía de tu insinuante sonrisa.

Haciéndome sentir atrapado por ella, cuando por medio de la dulce y sensual representación; quedo paralizado y encantado por el intenso carisma y el profundo poder que emana del poderío de tus 1abios.

Cuanta emoción, cuanto misterioso enigma se esconde y es sellado por esa dulce y seductiva representación, de tu insinuante sonrisa, hermosa y sensual vía que conecta mi personal y privado mundo circundante, a las enigmáticas profundidades del mundo de tu silencio; por el encantador recorrido de mi mirada.

Ya que existe un metafísico puente entre tú y yo, mi querida diva inspiradora, un imaginario y metafísico puente, por el cual se transmiten nuestras fluidas comunicaciones; creando en dichas instancias mundos en comunicación entre nuestros reflexivos y atentos seres.

Pero a las expectaciones de mis ojos, siento que el resplandor de tu insinuante y maravillosa sonrisa, actúa como una especie de mágico telón, que recubre por una discreta y solemne cortina de mutismo, encubriendo a los enigmáticos y simbólicos sonidos del misterioso y ya citado, mundo de tu silencio.

Y ya tú infinita e indescriptible hermosura reposa sumida y silenciosa en los confines de tu profunda aureola de tranquilidad; al mismo tiempo estoy atónito al dominio de tus ojos, y viajo sideralmente por ese metafísico y celestial camino del rumbo de tu mirada.

Porque me despides desde la integridad y magnitud de tu maravilloso ser, una atmósfera que invade a las percepciones y extensiones de mi persona, correspondiente a tu profunda tranquilidad.

Más me dejo llevar por ella, al mismo tiempo que mi inspiración fluye libre e infinitamente, al contemplarte a ti, mi adorable y reflexiva diva inspiradora.

Mas dicho maravilloso recorrido de las extensiones visuales de mis ojos; toman otro rumbo para fijarse en la indescriptible y sensual belleza de tu provocativa sonrisa.

Ya que mientras nuestra intimidad se acorta, más aumenta la infinidad de tu belleza, al mismo tiempo; que mis ojos se sumergen en los tuyos, viajando por esa inmensa y metafísica ruta, hasta llegar a extasiarme y perderme en la ilimitada dulzura de tus maravillosos, sensuales y delicados besos.

Ya que en cuales infinitas muestras de refinada y femenina ternura; en la cual las profundidades de mi ser, pasan a vivir en un extático y sublime estado de placer; al mismo tiempo que me dejo llevar inmerso en la intensidad de tu profunda dulzura; cuando mis siderales y contemplativos ojos se cierran; para perderme en ese indescriptible universo de placer, determinado por el dominio de tus besos; mientras que los fuertes y robustos cimientos de mi persona, son seducidos y atraídos por la magia de tu seducción.

Y ya las extensiones de mi ser; con toda esa envergadura que caracteriza al más fuerte de los colosos; caen inmersas en esa sensual y tierna demostración de encantamiento; cuando me sumerjo en la infinita y maravillosa escena de ternura, que se construye cuando apasionadamente, tu hermoso y delicado ser de diva esplendorosa, reposa dulcemente en mis fuertes brazos.

Y el cronológico tiempo que determina mi existencial pasar por este mundo; parece detenerse para llevarme a vivir y a sentirme extasiado en esa maravillosa e indescriptible atmósfera de encantamiento y seducción; sintiendo el tibio y blanco terciopelo de tu dulce y hermosa piel; al mismo tiempo que me dejo llevar a un infinito universo de éxtasis; por esa sensual y refinada magia de tus suaves y tiernas caricias; cuando estás inmersa en el cobijo de mis brazos.

Ya que en ese indescriptible y extático instante, en el cual estás reposada dulce y tiernamente en el cobijo de mis brazos; me llevas a vivir en una maravillosa dimensión de éxtasis; al mismo tiempo que las profundidades de mi ser; pasan a sentir toda esa incalculable e ilimitada magia de encantamiento de tu intenso feminismo, determinado y matizado por las extensiones de tu ternura.

Y con ese indescriptible poder de encantamiento que ejerces por el gobierno de mis personales y privados sentimientos; y con esas poderosas extensiones de tu infinita y encantadora magia de tu belleza que realizas y logras dejar en mis anonadados y maravillados sentidos de asombro, y con ese femenino intenso carisma tu mi adorable e idolatrada diva inspiradora, “creas un mundo en un instante”.

Ya que en ese indescriptible e infinito momento, en el cual estás inmersa en la profunda y sólida fortaleza que construyo; para albergar a los maravillosos e ilimitados encantos de tu persona; al mismo tiempo que reposas dulce y pacíficamente en los dominios de mi ser.

Y yo, con este fantástico poder de encantamiento que se desprende del adorable mundo de tu feminismo; que es determinado y matizado por las extensiones y prolongaciones de tu jovial y rebosante ternura; me siento el más poderoso y envidiado de todos los comunes hombres de este desértico e impersonal planeta; al gozar ilimitadamente de ese glorioso privilegio, de tener en las conquistas de mis sentimientos, a una omnipotente y endiosadle deidad, como lo eres tu; mi maravillosa e idolatrada, diva de mis sueños.

Un metafísico e indescriptible mundo en el cual me sumerjo y me dejo llevar a otras siderales dimensiones del amor, (inmerso en el dominio de tus frágiles y delicados brazos) cuando el cronológico tiempo parece detenerse, para concentrar las profundidades de mi ser; en ese sublime y encantador mundo, que se crea precisamente en ese específico momento en el cual yo viajo asombrado y encantado; por las maravillosas dimensiones del amor, contempladas en el fantástico y adorable universo de tus suaves y frágiles brazos.

Un indescriptible y fantástico mundo, en el cual por el poderío y determinación de tu mirada, me haces ser el amo y soberano, por el fantástico y maravilloso hecho de que como cual gloriosa o omnipotente deidad que eres para mí, mi encantadora diva de mis sueños; me determinas las atribuciones del más poderoso de los gobernantes; al hacerme dueño, amo y señor de tan indescriptible y gloriosa creación; al mismo tiempo que las extensiones de mi ser, pasan a sentirse las más fuertes e invencibles por el categórico designio que asumo, con el mayor de los orgullos: Yo, el más envidiado y poderoso de los hombres; por tenerte a ti, mi idolatrada diva de mis sueños reinando en los dominios de mis personales e intensos sentimientos, querida mía.

Un indescriptible y maravilloso mundo, que tu construyes en un instante, mi dulce y bella diva inspiradora, porque con esa asombrosa magia de infinita ternura; que recubre a las extensiones de mi ser; por medio de las delicadas extensiones de tus suaves y frágiles brazos; me llevas a vivir en una encantadora atmósfera de cariños; contemplada en esa metafísica dimensión, construida en las extensiones de tus personales y femeninos encantos.

“Un mundo nuevo por descubrir”; a cada instante en el cual me llevas a vivir en ese metafísico y extático universo desconocido, por medio de ese fascinante viaje hacia tu maravillosa persona.

Encantado y maravillado por esa infinita y abrasadora magia; que se desprende de los dominios de tu presencia; cuando me dejo llevar por las seductoras manifestaciones de ternura; que me invitan a viajar y a extasiarme en ese sideral camino que recorro mediante las extensiones de tus refinados, bellísimos e infinitos encantos.

Mágicas rutas que me señalan os incandescentes y resplandecientes destellos del magistral y omnipotente reinado de tu infinita e indescriptible belleza.

Concentrado y encantado en ese maravilloso y extático instante, en el cual me dejo llevar por ese mágico y seductor camino que me señala el enigmático rumbo de tu mirada, de esta manera caigo sumido en ese sublime universo de seducción, que tu construyes mi querida y adorada diva inspiradora; cuando el poderío imperial de tus hermosos e insinuantes soles de tu rostro; se posan fijos y enigmáticos en las extensiones de mi ser, dejando a mi persona atónita al mismo tiempo que estoy inmerso, anclado y dominado al poderío de tu sonrisa.

Cual magistral representación de infinita y seductora belleza es tu omnipotente y silenciosa sonrisa, mi adorada e idolatrada diva inspiradora; y me apuro al señalar con el adjetivo de “silenciosa”, porque cuando estás sumida en tus lejanos y arcanos pensamientos; me llevas a viajar y a intuir en los privados y misteriosos contenidos que en esos seductores y mágicos momentos albergas reservadamente en el secreto mundo de tu silencio.

Porque cual cerrado y silencioso es el sello de discreción que estableces en ese enigmático y particular instante, en el cual determinas el poderío que emana desde las profundidades del mundo de tu silencio; mientras las extensiones de mi ser, quedan atónitas y encantadas al dominio de tus ojos, que de una forma fascinante establecen el particular recorrido por el rumbo de tu misteriosa y dulce mirada.

Metafísico y extático momento, en el cual me suspendo inmóvil y encantado cuando me dejo llevar por esa infinita y seductora magia que brota desde el dominio de tus ojos; y que por el dulce y suave camino de tu mirada, viaja apaciblemente hasta llegar a las fortalezas de mi ser; llevándome a vivir a una paradisíaca y onírica dimensión, donde habito suspendido y hechizado al sortilegio fantástico de los misteriosos soles de tu bellísimo rostro.

Dejando a las extensiones de mí ser, inmersas en un extático estado de infinita y dulce paz interior, por esa magia que se desprende del camino de tu mirada, y que tiene su origen en las recónditas profundidades del mundo de tu silencio

Porque mi sideral y cósmico viaje, hacia tan onírica dimensión, me convierte en un encantado habitante de tan maravilloso mundo; donde se termina el espacio y se detiene el tiempo; suspendiéndome en ese específico y particular punto donde solo estoy determinado a tu belleza y hechizado por tus infinitos y mágicos encantos.

Y es indescriptible la femenina y audaz atmósfera escénica de seducción; que se forma desde los alrededores de esas insinuantes extensiones de tu encantadora sonrisa.

Irradiando cual sensual magia que encanta a las maravilladas percepciones de mí ser; al contemplar cual dulce y femenina representación, al mismo tiempo que me dejo llevar por ese dulce aroma que se desprende desde las emanaciones de esa audaz y seductora atmósfera.

Más dicho seductor, dulce y delicioso aroma, lo percibo mediante las percepciones olfativas de mis sentidos, que se dirigen hacia las extensiones de tu maravillosa persona, y que en esos extáticos momentos, se encuentra distinguida por esa sutil estela que se desprende desde las superficies de tu aterciopelada y suave piel: El refinado olor de tu perfume.

Cual dulce y refinada brisa, que entra al contacto de mis agudos sentidos olfativos, dejando sellados a mis sentidos visuales, al mismo tiempo en que me sumerjo y concentro en los finos matices de tan seductora y sutil estela; para percatarme de tu omnipotente y majestuosa presencia, mientras mis fuertes brazos rodean tu indescriptible figura, para luego perderme y sumergirme en esas intensas y dulces profundidades que percibo, cuando caigo encantado a la maravillosa magia de tus refinados y seductores besos.

Y dicho instante, con toda su global magia que abarca tu delicioso perfume, tu belleza indescriptible e infinita, tus maravillosos encantos; determinados al poderío de tu presencia, me llevan a vivir en una extensión de tiempo infinito donde me suspendo temporalmente para sumergirme y extasiarme en esa indescriptible e interminable dulzura; del maravilloso y seductor universo de tus encantadores besos.

Indescriptibles y paradisíacos momentos en que mis siderales ojos se cierran, para que las fortalezas de mi ser; se concentren en ese infinito universo de dulzura; que se desprende de esa seductora magia que emana del encanto de tus besos. Maravillosas expresiones de amor, que cuando no las siento, caigo en un débil y desesperado estado, como cual enfermo moribundo postrado en el eterno lecho de las soledades; que siente y experimenta que poco a poco se le escapa la vida...

Y no es por caer en dramatismos por ese desesperado estado de ausencia que mi ser experimenta cuando las magnitudes de mis brazos, se encuentran vacías al no tener en sus dominios a tu maravillosa e irreemplazable persona, mi querida y adorada diva inspiradora sin nombrar la infinita e interminable sensación de vacío; cuando mis intensos labios no son regocijados por la extraordinaria dulzura de tus besos; al mismo tiempo que las fortalezas de mi ser de ven deterioradas por los fríos de tu ausencia.

Cuales arrolladores y devastadores vientos congeladores; que nacen desde el enorme vacío provocado por la arrolladora extensión destructora de a condena de tu ausencia. Ingrato e insoportable tormento que poco a poco con el cronológico marchar de los tiempos, va desgastando y desintegrando inexorablemente los tejidos de mi carne.

Llevándome a enfermar grave e irrevocablemente al mismo tiempo que en tal prolongar e intensa agonía; y por medio de esos desesperados y moribundos suspiros; poco a poco la vida se va escapando de mi débil y agonizante cuerpo; provocando con esto el inevitable y categórico estado, donde con los últimos bríos de vida; que remotamente van quedando y al mismo tiempo desapareciendo y escapándose de mi agónica persona; se inicia el devastador ciclo correspondiente a la desintegración de mí desolado y entristecido ser.

Caigo en un desesperante estado de ausencia cuando no estoy extasiado a la interminable e indescriptible dulzura, del seductor poderío de tus besos. Ya que ellos conjuntamente con llevarme a vivir a una paradisíaca y seductora dimensión, son los mágicos portadores de ese maravilloso sentimiento denominado amor, que además de encantarme, le devuelven a mi desolado y abatido cuerpo los impulsos de vida.

Como cuales apasionados y fuertes destellos de sentimiento, que regocijan a las extensiones de mi alma, dándome intensos bríos de desenfrenada pasión. Al mismo tiempo que las esculturales extensiones de tu maravillosa e indescriptible figura, son rodeadas por el abrasador dominio de mis brazos.

Mas cuales extensiones anatómicas de mi ser; reforzadas con la fuerza que podrían levantar un mundo, se determinan con la más suave de las sutilezas; y la más refinada de las elegancias, afirmando el poderío personal (que ejerzo con la más soberbia de las autoridades), cuando rodean a las extensiones de tu cintura, en ese sideral y al mismo tiempo cotidiano viaje, que emprendo encantado cuando cruzo las pavimentadas aceras que me llevan por el camino que recorrimos juntos; y que también me indican la ruta maravillosa hacia donde tu yaces tranquila; mi dulce y cautiva diva inspiradora.

Como cual encantada princesa que espera la gloriosa llegada de su persona favorita, -como tú me has denominado- y que con la magia de un beso, te despierto de tu discreta y silenciosa espera.

Porque tú mi maravillosa diva inspiradora, eres la hacedora de esa esplendorosa magia en la cual yo me siento encantado, maravillado, y que porque con el metafísico transcurrir del tiempo que crece más día a día, minuto a minuto, al mismo tiempo que mi interminable amor por ti, querida mía, cuando me detengo a contemplar interminablemente esos infinitos horizontes, que se vislumbran desde tu sideral e indescriptible belleza, enfatizada con el mundo de tu silencio, cuando viajo encantado y seducido para sentirme cobijado al dominio de tus brazos.

Extático e indescriptible instante en el cual tú rodeas mi cuello y yo las extensiones de tu cuerpo, haciendo brotar y florecer esa intensa e infinita magia que nace y se fortalece en ese preciso y hechizado momento en el cual estamos juntos tú y yo.

Y que ese señalado y encantador instante me lleva a vivir a otras siderales dimensiones del amor; que están determinadas por el poder de la magia que sale y emana desde esa maravillosa unión que tenemos tú y yo.

La luminosidad de los incandescentes y esplendorosos amaneceres; con todo la fuerza y el brillo de su omnipotente esplendor; no se comparan con la magnificencia de tu luminosa e infinita belleza. Propia del poderío de tu maravillosa persona; mi idolatrada diva inspiradora.

Pues la motivante y floreciente imagen que día a día, y que cotidianamente vislumbro con cada amanecer; cual asociativa y romántica escena que me recuerda a ti; mi adorada diva inspiradora, es el inicio de mis secuénciales días ya que cada amanecer, cada aurora es el impulso a seguir viviendo porque las fuerzas de mi vida van orientadas y dedicadas a ti, mi enaltecida diva inspiradora.

OH, mi arrolladora y fuerte diva inspiradora; que despierta e intensifica mis sorpresas, al yo quedar atónito de contemplar como de la silueta tan frágil y dócil de tu maravillosa e irreemplazable persona; emana tan intensa fuerza por medio del camino de tu voz.

Cual armónico y melodioso sonido que contradictoriamente con la fragilidad de tu maravillosa e idolatrada persona, adquiere las fuerzas más grandes de los colosos, al expresarme al profundo contenido de tu privado y recóndito, mundo de tus misteriosos pensamientos.

Más con esto los deslumbrados centros de mi entendimiento, quedan atónitos al contemplar como a tan frágil, dulce, encantadora, tierna y adorable diva; brote la más fuerte y dura de las determinaciones, cuando me expresas con el fuego de tu interior, las convicciones de tu carácter.

El fuego de tu interior, mi adorable y autoritaria diva inspiradora, que brota desde el fondo de tu maravillosa y adorable persona, viaja intensamente por los caminos de tu maravillosa y melodiosa voz.

Que como cual saeta desbordada, entra en forma de sonido por el camino de mis atentos canales auditivos, para dar en el centro -de mi exacerbado por ti claro esta, loco y agitado corazón.

Y dicha impresión que tu proyectas en mi, me deja en el más intenso de los estado de sorpresa; al ver y sentir la fuerza con la que tu me determinad; así como orientas el camino y sentido de mi vida. Estando yo anclado a ti, y con esto me dejas empequeñecido y sirviéndome de la palma de tu mano.

Dócil y sumiso para contemplar; que la iluminación de esa tenue y media luz, hace que la hermosura infinita del sueva, tibio y delicioso terciopelo de tu delicada piel; se vea de un matiz más blanco, estando a la expectación de mis ojos, de un carisma pálido.

Si, tu mí idolatrada diva inspiradora adquieres a matiz de media luz, el carisma pálido; reafirmando tu maravillosa y suave delicadeza.

Ante la cual mis fuertes y poderosos brazos recuperan su ilimitada fuerza para tenerte en ellos; con toda la intensidad del infinito amor, que nace y emana de lo más profundo de mi exacerbado corazón; mi idolatrada diva inspiradora.


FIN.


MI AMOR CUANDO RESPLANDECE EN LA PALIDA Y TENUE BELLEZA, DE TU HERMOSÍSIMO ROSTRO, EN TUS RESPLADESCIENTES E INTENSOS AMANECERES.

AUTOR: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO.


Este poema esta dedicado a mi amor Gladys.



1

Tenue y pálida por tus madrugadas,
Haces saltar de gozo, mi loco corazón.
Despiertas mis fugaces alboradas
Con la belleza, de tu lindo esplendor.

2

Vislumbro al son de alba tu belleza,
Blanca y celestial como el enorme cielo.
Delicada como una mariposa y realeza
Mi amor por ti, tiene infinito esmero.

3

Tu, “creas un mundo en in instante”,
Porque eres mi DIVA INSPIRADORA.
Para ti soy una entidad pensante,
De mi vida, eres esperanzadora.

4

Tienes un talento y genio ilimitado
Porque eres artista y creadora.
De ti estoy locamente enamorado
De la belleza, tú eres hacedora.

5

Cerca y lejos yo te vislumbro
Un mundo es poco para adorarte.
A la luz de tu belleza, me alumbro,
Y no paro de idolatrarte.

6

De las divas, eres tú la más hermosa.
Tu imagen no tiene comparación.
Tu sonrisa es la más esplendorosa
Porque tienes el don, de la creación.

7

De tu mundo, soy el habitante,
Que viaja por el infinito sideral.
En mi vida eres la participante,
Y mi motivo y ser principal.

8

Soy un viajero que recorre tu mirada
Formando en ella el sideral camino,
La senda ya nos esta trazada,
Como la ruta del peregrino.

9

Tu feminismo tiene el mayor estilo;
Y tu elegancia, es de realeza.
Ante ti me reverencio y me asilo
Porque tú eres más que toda alteza.

10

Mi amor por ti, dura más que la eternidad
Y siempre me dejas anonadado
Reinas en mi mente a perpetuidad;
Dejando a mi corazón muy iluminado.

11

Me deslumbro ante tus elegancias,
Prendiendo de mi amor, su esplendor.
Me hipnotizas con tus fragancias
Y por ti, mi impulso es redentor.

12

Tu talento es mayor que el universo
Y tu inteligencia es incomparable.
Tu desempeño no tiene anverso
Y tu distinción, inigualable.

13

Tienes la omnipotencia de una diosa,
Y el carisma de una constelación.
Eres mayor que la palabra “hermosa”,
De mi determinas mí consagración.

14

Blanca y tenue la piel de tus mañanas
Porque el alba ilumina tu belleza.
A tu hermosura la enaltecen las dianas
Siendo interminable toda tu lindeza.

15

Tú en mi vida, eres toda la razón;
Siendo así mi DIVA INSPIRADORA
Te lo poetizo con todo mi tesón.
Y de mi existencia, eres creadora.

16

Tú haces a mi corazón latir,
Y tu presencia me llena de impacto.
Porque sin tu esencia, no puedo vivir
Eso tú lo sabes en el acto.

17

Eres la mayor de todas las creaciones,
Y de tu presencia, brota la poesía.
Tu esplendor, llega a las constelaciones,
Llenando a mi vida, con alegría.

18

Antes de ti, yo era un loco errante
Que solo vagaba por esta tierra.
Ahora por ti soy tu caminante.
Para recorrer la belleza de tu sierra.

19

El camino de mi amor, es infinito
Y lo recorro en la ruta de tu mirada.
Mi amor por ti, sabes que no lo delimito;
Por ser interminable en la alborada.

20

Tú amanecer es el que me da la vida,
Tú alba para mi es mí gran crisol.
Dejando a mi mente muy resplandecida
Porque para mi, eres mi gran sol.

21

Todas las palabras, sí, son pocas para adorarte,
Porque mi amor es mayor que el universo.
Tu belleza es mayor que el sol, al iluminarte,
Y tu mundo yo ya lo describo en mi verso.

22

El sol, la alborada y el amanecer
Que junto al alba, yo a ti te vislumbro.
Cada día a mi vida haces florecer,
Y de mi existencia, eres mi rumbo.

FIN


"MI DIVA, LAS PLANICIES DE TU BELLEZA"
AUTOR: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO

POEMA DEDICADO A MI AMOR GLADYS.

1

En aquellas sublimes praderas.
Donde se extienden las hermosuras de tus sabanas;
Yo recorro las suaves laderas,
para encontrarme con tu silueta lejana.

2

Déjame hacer de tus cabellos un sol,
Para que iluminado por su incandescencia;
Enaltecido por tan alto esplendor;
Siempre si esté, la fuerza de tú presencia.

3

Quiero poder caminar por las rutas de tu mirada.
Y no perderme en esos horizontes estelares.
Donde así se conjuga el sol con la alborada;
Para estar cobijado en planos terrenales.

4

Más recorro impávido esas sabanas esplendorosas,
Para no perderme en un océano de superficialidades.
Y estar seguro y calmo en tus bellezas gloriosas;
Y no así bogando en un universo de mediocridades.

5

Mi diva, quiero navegar por los mares de tu belleza;
Y no perderme en un infinito desolador.
Porque es magistral el cariño mayor y tu grandeza,
De un amplio y triste universo devastador.

6

Me siento habitante de un momento,
Donde se conjugan tus expresiones mentales.
A la accesoria de tus pensamientos,
Determinados por grandes planos terrenales.

7

Y caigo rendido a tus ojos macilentos,
En una onírica, atmósfera de sueño.
Porque soy un guardián firme en su aposento,
En el cual yo me siento su amo y dueño.

8

Dicha edificación contiene una joya esplendorosa.
Porque tu hermosura es de una ilimitada grandeza.
La cual eres tu, mi diva, tierna, hermosa, y majestuosa,
Incomparable, a la más costosa de las valiosas riquezas.

9

Al mirarte me ciega el resplandor,
Que brilla dulce en tu incandescencia.
Porque es un alto y grande honor,
Admirar la belleza de tu esencia.

10

Más no puedo dejar de homenajear tus virtudes humanas,
Ya que en ellas dedicas la más firme aplicación.
Incomparable a las mortíferas actitudes profanas,
Porque tú pones la altísima consagración.

11

Me interno en tu belleza que da vida,
Máxima obra de cual maestro creador.
Y la cual parece no tener salida,
Por ser creación de un superior redentor.

12

Te dedico seriamente un altísimo homenaje,
Ya que regalarte un mundo, no alcanzaría.
Para abarcar tu belleza, mostrada en un pasaje;
Por su basta y amplia extensión, no bastaría.

13

Son magistrales las fronteras de tus grandes feminismos.
Bellas y estilizadas como el mayor paisajismo.
Acordes y directas como el más estricto realismo,
Que determina así tu elevado esteticismo.

14

Quisiera para ti, poder regalarte el cielo;
Con su inmensidad comparable a tu mirada.
Para que así mi diva, tú guardes mi recelo;
Y mi recuerdo así, no se pierda en la alborada.

15

Tú siempre estás conmigo, dominando mis pensamientos,
Y en mi cerebro no hay lugar para NINGUNA.
Porque siempre estoy pensando en tus ojos macilentos,
y tu belleza no se compara a la de alguna....

16

Me siento buscándote y girando en un redil,
Por ese fuego que en mis sentimientos es intenso.
Comparable solo a lo activo de un candil;
y esa pasión grande que tiene un poder inmenso.

17

Mas mi diva tu poderío tiene dimensiones siderales;
Y tu reinado es de omnipotente soberanía.
Ya que tu imperio tiene grandes extensiones estelares,
Comparables a la más grande y colorida monarquía.

18

Te mereces una corona de diamantes,
Para enriquecer tu belleza de primera.
Y así suspenderte en unos instantes,
Para admirar tu hermosura duradera.

18

El admirar tu belleza es él más alto placer,
Y así mi persona goza del mayor bienestar.
Porque mis deseos se orientan a tu proceder,
Con el más elevado y consagrado demostrar.

19

Tus feminismos tienen un real y alto linaje;
Y tu elegancia un incomparable resplandor.
Con toda la extensión y vastedad de un paisaje,
En toda su gloria, omnipotencia y esplendor.

20

Tus bondades son de excepciones gloriosas,
Y tu belleza la más alta de las quimeras,
Porque tus matices tiene formas lujosas.
Y tus modales son de calidades primeras.

21

Tus recuerdos habitan en mi mente de sabanas,
Tus imágenes en mis facetas costeras.
Y nunca quisiera verte yo, en estepas lejanas.
Mas tu hermosura en dimensiones primeras.

22

Mi diva, yo te dedico la mayor consagración,
A las fronteras de tus bellezas extendidas.
Representas para mí ser, la mayor dedicación.
Con todas tus grandes hermosuras coloridas.

23

Tu belleza no se compara ni con la primavera,
Tienes una hermosura comparable a la eternidad.
Entre las divas, para mi eres la primera,
Siempre serás dueña de tu poderío y reino, como ciudad.

24

Tú siempre estás en mis pensamientos,
Desde que te conocí, veo tu historia.
Eres la luz de mi entendimiento,
Todo el tiempo estás en mi memoria.

25

En aquellas lejanas y grandes planicies,
Donde siento tu amor por las riveras.
Mi corazón late así por tus matices,
Eres soberana, entre las primeras.

26

Mi corazón se siente entre áridos desiertos,
Cuando mis pensamientos divagan a la deriva.
Tú abarcas viviendo el mar de mis pensamientos,
Al verte tranquila, quieta calma y pensativa.

27

Me detengo y habito en toda tu quietud,
Porque sé que eres brillante y poderosa.
Y calmo mis pensamientos con toda lentitud,
Para yo verte linda, tierna, y orgullosa.

28

Más yo navego en tus mares de jovialidad,
Y me impregno en tus corrientes de alegría.
Para bogar una isla de tranquilidad,
Y todo el tiempo, pensando en ti estaría.

29

Veo tu sombra con dimensiones soleadas,
Y distingo tu elegancia y nobleza.
Me pierdo en tus recodos y miradas,
Porque de verdad tienes aires de grandeza.

30

Mi ser se abriga en tus pupilas dilatadas,
Y admiro tus encantos en toda su extensión.
Para embarcarme en tus virtudes abrigadas,
Que a mi entender, bañan con toda su comprensión.

31

Tus facetas, son del más creativo inventar;
Tus acciones, tienen al más sabio pensamiento.
Tus movimientos, de muy delicado accionar;
Tus reflexiones, del más claro entendimiento.

32

Busco tu belleza en todo el firmamento,
Eres más linda y tierna que la luna.
Pero solo te encuentro en mi pensamiento,
Y tu brillantez, más que la de ninguna.

33

Al brillar, opacas a la más brillante estrella,
Y tu imagen habita en mi mente cautiva.
Entre todas las riquezas, tú eres la más bella,
Por toda tu hermosura acorde y altiva.

34

Si fueras una brisa, tu camino seguiría,
El andar trazado por la ruta de un errante.
Y yo con mi poder, a tus pasiones alzaría;
Para estar reflexivo, quieto y pensante.

35

Cuando quiero verte estoy en un mar de esperanzas,
Aguardando quieto en el mundo de mí silencio.
Y que estés en mis brazos, me llena de añoranzas,
Para que tu imagen, reine en mi pensamiento.

36

Tus feminismos los admiro alucinantes,
Tu hermosura igual con su esplendor.
Y estoy en una nube impresionante,
Como la consigna de todo redentor.

37

Tu actuar se orienta a la mayor sutileza,
Con tus manos realizas, los más altos honores.
A tu presencia la apoya la más alta realeza,
Cuando con tu amor, me brindas tus más lindos favores.

38

Tu elegancia es de elevada altitud,
y tu desplante tiene la mejor omnipotencia.
Porque en tus ojos ayo la más linda plenitud,
Y tu persona se alza con tu resplandecencia.

39

Tu belleza se distingue por sus planicies floreadas,
Y miro tu hermosura por todas las riveras.
Me siento cobijado entre estepas sombreadas,
Admirando tus encantos en todas las praderas.

FIN.

INSTANCIAS METAFISICAS

AUTOR: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO.

RELATO EXTENDIDO EN PROSA DEDICADO A MI AMOR GLADYS.


Sumido en esos maravillosos universos metafísicos; por los cuales emanan las manifestaciones de tu desbordante y jovial personalidad; yo me siento inmerso en una particular y mágica atmósfera de encanto; al mismo tiempo que estoy atónito por tu indescriptible belleza.

Porque cual estética e incomparable creación; que adorna y embellece magistral y solemnemente a las elegantes y elevadas distinciones de tu majestuosa persona.

Y ni la más acabada y minuciosa de las descripciones prosaicas; alcanzarían para abarcar y detallar en toda su extensión; a tu indescriptible y majestuosa hermosura, mi encantadora diva de mis sueños.

Inagotable fuente interpretativa; que fomenta mi infinita inspiración; y que al contemplarla, los perceptivos sentidos de mi ser, inmersos en esa mágica atmósfera de encanto; dejan a mis siderales y artísticas imaginaciones, impregnarse y maravillarse con los imponentes y resplandecientes destellos de tu majestuosa figura.

Ya que extenso y prolongado es el imperio de mi memoria; en el cual habitan recuerdos, vivencias, representaciones, y escenas pero yo racionalmente logro ordenar y jerarquizar, entre todo ese repertorio de exposiciones, dando un principal orden a la gloriosa y omnipotente aparición de tu soberana imagen: Cual esplendorosa y dominante diva que habita y gobierna los arcanos y recónditos dominios de mis secretos y misteriosos pensamientos.

El dominio de tu compañía que enaltece y maravilla a las percepciones de mis anonadados y asombrados sentidos; al contemplar en mi sideral y mágico espacio a la incomparable belleza de tu encantadora y maravillosa persona.

Soberbia y omnipotente silueta; que hace notar con tus maravillosos y femeninos encantos; el privado e introspectivo mundo que tú construyes y ejecutas mediante la soberanía de tu maravillosa y resplandeciente compañía.

Y las percepciones de mi ser, quedan maravilladas ante los irradiantes y resplandecientes destellos; que emanan de las infinitos y maravillosos encantos que se desprenden y desarrollan de ese femenino y refinado mundo de tu irreemplazable y omnipotente compañía.

Porque tan notoria y majestuosa representación que enaltece a tus refinados y elegantes feminismos, a perfilarse y expresarse en esos infinitos y extáticos momentos, donde el metafísico tiempo parece detenerse cuando me brindas los indescriptibles encantos que adornan y conforman a tu orgullosa y majestuosa presencia.

Dicha soberanía orgullosa y distinguida manifestación de refinada y femenina elegancia, que irradia y complementa a las mágicas aureolas de tu elegante y omnipotente presencia.

Porque poderoso es el dominio que ejerces, mediante tan marcada y elevada muestra de tu femenina y encantadora presencia.

Presencia la tuya, tan majestuosa y orgullosa, que perfila con las irradiantes y esplendorosas aureolas de tu indescriptible e infinita belleza; que construye y adorna el encantador universo determinado por los dominios de tu maravillosa compañía.

Ya que existe un metafísico y maravilloso puente; que determina y conjuga el singular mundo contemplado por las mágicas y elegantes expresiones conectadas y existentes; entre tu fuerte y notoria presencia; y ese maravilloso mundo de tu encantadora compañía.

Y me detengo para pensar y admirar, el fuerte y encantador carisma que emana desde el notable e intenso poderío de tu distinguida y elegante presencia.

Cuanta magia, cuanto encanto, como un fugaz sortilegio que deja extasiadas a las percepciones de mí ser; por ese fuerte e intenso poder que se genera e las aureolas de tu magistral y omnipotente asistencia.

Porque ella es la conjunción que me señala a la irradiante y encantadora atmósfera romántica, donde logro divisar en esos metafísicos espacios a la gloriosa aparición de tu maravillosa y bellísima persona.

Y yo extasiado por la infinita y resplandeciente belleza que se perfila desde tu angelical rostro; me dejo levar por ese metafísico y romántico sendero que me denota el seductor rumbo de tu mirada.

Mas caigo sumido y encantado por ese maravilloso puente; que se perfila entre nuestros seres; el cual tiene su origen en esos maravillosos soles de tu bellísimo y admirable rostro.

Dichos hermosos y seductores soles me indican el camino de ese maravilloso puente; por el cual me siento transportado como cual viajero sideral; que emprende un virtual y surrealista viaje hacia el misterioso y enigmático mundo de tus arcanos y secretos pensamientos.

Mas las asombradas percepciones de mi ser, caen en la más profunda de las curiosidades, por querer hacer entendedor a mi centro de entendimiento; de los ocultos secretos contemplados en los confines del universo de tus reservados pensamientos.

Albergados y determinados en ese particular y preciso instante; en el cual tu sideral mente, viaja hacia los lejanos dominios contemplados en tu místico imperio de tu silencio. Más dejas al dominio de mis ojos tu incomparable hermosura.

Me conecto con mis mundos interiores; en los cuales vives y gobiernas tú, mi adorada y hermosa diva (inspiradora).

Nunca estás ausente del recuerdo de mi mente, ya que tu imagen vive y gobierna en los espacios de mis privados pensamientos, situados en mis mundos cotidianos.

Más te refugias en algunos momentos, en tu discreto mundo de tu silencio.

Y las profundas percepciones de mi ser; caen extasiadas por ese indescriptible encanto que se desprende de ese infinito universo estético y metafísico de tu incomparable hermosura; al mismo tiempo que viajo por el maravilloso sendero de tu profunda e infinita mirada.

Y tu, mi adorable y querida diva; con los intensos poderes que se desprenden del tranquilo mundo de tu actitud; detienes mi tiempo cronológico cuando viajas a las misteriosas profundidades, del enigmático mundo de tu silencio; dejándome prendado y encantado a los indescriptibles atributos de tu quieta y ya reflexiva belleza.

Tales mágicos y pensativos instantes, en los cuales estás sumida en las reflexivas profundidades del misterioso mundo de tu silencio; en el cual sus simbólicos sonidos seducen mis agudos sentidos auditivos; emanando desde mi interior la más espontánea de mis inspiraciones.

Dejando a mis privados e introspectivos centro de entendimiento; sumidos e inmersos en una atmósfera de atención, en cual me dejo llevar por el extasiado e insinuante mundo que se construye mediante las fronteras de tu hermosa y reflexiva sonrisa.

Y mis atentos y asombrados ojos, viajan por el sensual camino; que se desprende desde el insinuante mundo de tu seductiva sonrisa; como queriendo entrar al misterioso mundo de tu silencio.

Mas las atentas percepciones de mi ser; se sienten extasiadas y al mismo tiempo que mi centro de entendimiento, cae en la más profunda de las curiosidades; por querer ser partícipe de los profundos y privados conocimientos; ocultos en tu misterioso mundo de tu silencio; cuando este es encantado y cubierto por la sensual simpatía de tu insinuante sonrisa.

Haciéndome sentir atrapado por ella, cuando por medio de la dulce y sensual representación; quedo paralizado y encantado por el intenso carisma y el profundo poder que emana del poderío de tus 1abios.

Cuanta emoción, cuanto misterioso enigma se esconde y es sellado por esa dulce y seductiva representación, de tu insinuante sonrisa, hermosa y sensual vía que conecta mi personal y privado mundo circundante, a las enigmáticas profundidades del mundo de tu silencio; por el encantador recorrido de mi mirada.

Ya que existe un metafísico puente entre tú y yo, mi querida diva inspiradora, un imaginario y metafísico puente, por el cual se transmiten nuestras fluidas comunicaciones; creando en dichas instancias mundos en comunicación entre nuestros reflexivos y atentos seres.

Pero a las expectaciones de mis ojos, siento que el resplandor de tu insinuante y maravillosa sonrisa, actúa como una especie de mágico telón, que recubre por una discreta y solemne cortina de mutismo, encubriendo a los enigmáticos y simbólicos sonidos del misterioso y ya citado, mundo de tu silencio.

Y ya tú infinita e indescriptible hermosura reposa sumida y silenciosa en los confines de tu profunda aureola de tranquilidad; al mismo tiempo estoy atónito al dominio de tus ojos, y viajo sideralmente por ese metafísico y celestial camino del rumbo de tu mirada.

Porque me despides desde la integridad y magnitud de tu maravilloso ser, una atmósfera que invade a las percepciones y extensiones de mi persona, correspondiente a tu profunda tranquilidad.

Más me dejo llevar por ella, al mismo tiempo que mi inspiración fluye libre e infinitamente, al contemplarte a ti, mi adorable y reflexiva diva inspiradora.

Mas dicho maravilloso recorrido de las extensiones visuales de mis ojos; toman otro rumbo para fijarse en la indescriptible y sensual belleza de tu provocativa sonrisa.

Ya que mientras nuestra intimidad se acorta, más aumenta la infinidad de tu belleza, al mismo tiempo; que mis ojos se sumergen en los tuyos, viajando por esa inmensa y metafísica ruta, hasta llegar a extasiarme y perderme en la ilimitada dulzura de tus maravillosos, sensuales y delicados besos.

Ya que en cuales infinitas muestras de refinada y femenina ternura; en la cual las profundidades de mi ser, pasan a vivir en un extático y sublime estado de placer; al mismo tiempo que me dejo llevar inmerso en la intensidad de tu profunda dulzura; cuando mis siderales y contemplativos ojos se cierran; para perderme en ese indescriptible universo de placer, determinado por el dominio de tus besos; mientras que los fuertes y robustos cimientos de mi persona, son seducidos y atraídos por la magia de tu seducción.

Y ya las extensiones de mi ser; con toda esa envergadura que caracteriza al más fuerte de los colosos; caen inmersas en esa sensual y tierna demostración de encantamiento; cuando me sumerjo en la infinita y maravillosa escena de ternura, que se construye cuando apasionadamente, tu hermoso y delicado ser de diva esplendorosa, reposa dulcemente en mis fuertes brazos.

Y el cronológico tiempo que determina mi existencial pasar por este mundo; parece detenerse para llevarme a vivir y a sentirme extasiado en esa maravillosa e indescriptible atmósfera de encantamiento y seducción; sintiendo el tibio y blanco terciopelo de tu dulce y hermosa piel; al mismo tiempo que me dejo llevar a un infinito universo de éxtasis; por esa sensual y refinada magia de tus suaves y tiernas caricias; cuando estás inmersa en el cobijo de mis brazos.

Ya que en ese indescriptible y extático instante, en el cual estás reposada dulce y tiernamente en el cobijo de mis brazos; me llevas a vivir en una maravillosa dimensión de éxtasis; al mismo tiempo que las profundidades de mi ser; pasan a sentir toda esa incalculable e ilimitada magia de encantamiento de tu intenso feminismo, determinado y matizado por las extensiones de tu ternura.

Y con ese indescriptible poder de encantamiento que ejerces por el gobierno de mis personales y privados sentimientos; y con esas poderosas extensiones de tu infinita y encantadora magia de tu belleza que realizas y logras dejar en mis anonadados y maravillados sentidos de asombro, y con ese femenino intenso carisma tu mi adorable e idolatrada diva inspiradora, “creas un mundo en un instante”.

Ya que en ese indescriptible e infinito momento, en el cual estás inmersa en la profunda y sólida fortaleza que construyo; para albergar a los maravillosos e ilimitados encantos de tu persona; al mismo tiempo que reposas dulce y pacíficamente en los dominios de mi ser.

Y yo, con este fantástico poder de encantamiento que se desprende del adorable mundo de tu feminismo; que es determinado y matizado por las extensiones y prolongaciones de tu jovial y rebosante ternura; me siento el más poderoso y envidiado de todos los comunes hombres de este desértico e impersonal planeta; al gozar ilimitadamente de ese glorioso privilegio, de tener en las conquistas de mis sentimientos, a una omnipotente y endiosadle deidad, como lo eres tu; mi maravillosa e idolatrada, diva de mis sueños.

Un metafísico e indescriptible mundo en el cual me sumerjo y me dejo llevar a otras siderales dimensiones del amor, (inmerso en el dominio de tus frágiles y delicados brazos) cuando el cronológico tiempo parece detenerse, para concentrar las profundidades de mi ser; en ese sublime y encantador mundo, que se crea precisamente en ese específico momento en el cual yo viajo asombrado y encantado; por las maravillosas dimensiones del amor, contempladas en el fantástico y adorable universo de tus suaves y frágiles brazos.

Un indescriptible y fantástico mundo, en el cual por el poderío y determinación de tu mirada, me haces ser el amo y soberano, por el fantástico y maravilloso hecho de que como cual gloriosa o omnipotente deidad que eres para mí, mi encantadora diva de mis sueños; me determinas las atribuciones del más poderoso de los gobernantes; al hacerme dueño, amo y señor de tan indescriptible y gloriosa creación; al mismo tiempo que las extensiones de mi ser, pasan a sentirse las más fuertes e invencibles por el categórico designio que asumo, con el mayor de los orgullos: Yo, el más envidiado y poderoso de los hombres; por tenerte a ti, mi idolatrada diva de mis sueños reinando en los dominios de mis personales e intensos sentimientos, querida mía.

Un indescriptible y maravilloso mundo, que tu construyes en un instante, mi dulce y bella diva inspiradora, porque con esa asombrosa magia de infinita ternura; que recubre a las extensiones de mi ser; por medio de las delicadas extensiones de tus suaves y frágiles brazos; me llevas a vivir en una encantadora atmósfera de cariños; contemplada en esa metafísica dimensión, construida en las extensiones de tus personales y femeninos encantos.

“Un mundo nuevo por descubrir”; a cada instante en el cual me llevas a vivir en ese metafísico y extático universo desconocido, por medio de ese fascinante viaje hacia tu maravillosa persona.

Encantado y maravillado por esa infinita y abrasadora magia; que se desprende de los dominios de tu presencia; cuando me dejo llevar por las seductoras manifestaciones de ternura; que me invitan a viajar y a extasiarme en ese sideral camino que recorro mediante las extensiones de tus refinados, bellísimos e infinitos encantos.

Mágicas rutas que me señalan os incandescentes y resplandecientes destellos del magistral y omnipotente reinado de tu infinita e indescriptible belleza.

Concentrado y encantado en ese maravilloso y extático instante, en el cual me dejo llevar por ese mágico y seductor camino que me señala el enigmático rumbo de tu mirada, de esta manera caigo sumido en ese sublime universo de seducción, que tu construyes mi querida y adorada diva inspiradora; cuando el poderío imperial de tus hermosos e insinuantes soles de tu rostro; se posan fijos y enigmáticos en las extensiones de mi ser, dejando a mi persona atónita al mismo tiempo que estoy inmerso, anclado y dominado al poderío de tu sonrisa.

Cual magistral representación de infinita y seductora belleza es tu omnipotente y silenciosa sonrisa, mi adorada e idolatrada diva inspiradora; y me apuro al señalar con el adjetivo de “silenciosa”, porque cuando estás sumida en tus lejanos y arcanos pensamientos; me llevas a viajar y a intuir en los privados y misteriosos contenidos que en esos seductores y mágicos momentos albergas reservadamente en el secreto mundo de tu silencio.

Porque cual cerrado y silencioso es el sello de discreción que estableces en ese enigmático y particular instante, en el cual determinas el poderío que emana desde las profundidades del mundo de tu silencio; mientras las extensiones de mi ser, quedan atónitas y encantadas al dominio de tus ojos, que de una forma fascinante establecen el particular recorrido por el rumbo de tu misteriosa y dulce mirada.

Metafísico y extático momento, en el cual me suspendo inmóvil y encantado cuando me dejo llevar por esa infinita y seductora magia que brota desde el dominio de tus ojos; y que por el dulce y suave camino de tu mirada, viaja apaciblemente hasta llegar a las fortalezas de mi ser; llevándome a vivir a una paradisíaca y onírica dimensión, donde habito suspendido y hechizado al sortilegio fantástico de los misteriosos soles de tu bellísimo rostro.

Dejando a las extensiones de mí ser, inmersas en un extático estado de infinita y dulce paz interior, por esa magia que se desprende del camino de tu mirada, y que tiene su origen en las recónditas profundidades del mundo de tu silencio

Porque mi sideral y cósmico viaje, hacia tan onírica dimensión, me convierte en un encantado habitante de tan maravilloso mundo; donde se termina el espacio y se detiene el tiempo; suspendiéndome en ese específico y particular punto donde solo estoy determinado a tu belleza y hechizado por tus infinitos y mágicos encantos.

Y es indescriptible la femenina y audaz atmósfera escénica de seducción; que se forma desde los alrededores de esas insinuantes extensiones de tu encantadora sonrisa.

Irradiando cual sensual magia que encanta a las maravilladas percepciones de mí ser; al contemplar cual dulce y femenina representación, al mismo tiempo que me dejo llevar por ese dulce aroma que se desprende desde las emanaciones de esa audaz y seductora atmósfera.

Más dicho seductor, dulce y delicioso aroma, lo percibo mediante las percepciones olfativas de mis sentidos, que se dirigen hacia las extensiones de tu maravillosa persona, y que en esos extáticos momentos, se encuentra distinguida por esa sutil estela que se desprende desde las superficies de tu aterciopelada y suave piel: El refinado olor de tu perfume.

Cual dulce y refinada brisa, que entra al contacto de mis agudos sentidos olfativos, dejando sellados a mis sentidos visuales, al mismo tiempo en que me sumerjo y concentro en los finos matices de tan seductora y sutil estela; para percatarme de tu omnipotente y majestuosa presencia, mientras mis fuertes brazos rodean tu indescriptible figura, para luego perderme y sumergirme en esas intensas y dulces profundidades que percibo, cuando caigo encantado a la maravillosa magia de tus refinados y seductores besos.

Y dicho instante, con toda su global magia que abarca tu delicioso perfume, tu belleza indescriptible e infinita, tus maravillosos encantos; determinados al poderío de tu presencia, me llevan a vivir en una extensión de tiempo infinito donde me suspendo temporalmente para sumergirme y extasiarme en esa indescriptible e interminable dulzura; del maravilloso y seductor universo de tus encantadores besos.

Indescriptibles y paradisíacos momentos en que mis siderales ojos se cierran, para que las fortalezas de mi ser; se concentren en ese infinito universo de dulzura; que se desprende de esa seductora magia que emana del encanto de tus besos. Maravillosas expresiones de amor, que cuando no las siento, caigo en un débil y desesperado estado, como cual enfermo moribundo postrado en el eterno lecho de las soledades; que siente y experimenta que poco a poco se le escapa la vida...

Y no es por caer en dramatismos por ese desesperado estado de ausencia que mi ser experimenta cuando las magnitudes de mis brazos, se encuentran vacías al no tener en sus dominios a tu maravillosa e irreemplazable persona, mi querida y adorada diva inspiradora sin nombrar la infinita e interminable sensación de vacío; cuando mis intensos labios no son regocijados por la extraordinaria dulzura de tus besos; al mismo tiempo que las fortalezas de mi ser de ven deterioradas por los fríos de tu ausencia.

Cuales arrolladores y devastadores vientos congeladores; que nacen desde el enorme vacío provocado por la arrolladora extensión destructora de a condena de tu ausencia. Ingrato e insoportable tormento que poco a poco con el cronológico marchar de los tiempos, va desgastando y desintegrando inexorablemente los tejidos de mi carne.

Llevándome a enfermar grave e irrevocablemente al mismo tiempo que en tal prolongar e intensa agonía; y por medio de esos desesperados y moribundos suspiros; poco a poco la vida se va escapando de mi débil y agonizante cuerpo; provocando con esto el inevitable y categórico estado, donde con los últimos bríos de vida; que remotamente van quedando y al mismo tiempo desapareciendo y escapándose de mi agónica persona; se inicia el devastador ciclo correspondiente a la desintegración de mí desolado y entristecido ser.

Caigo en un desesperante estado de ausencia cuando no estoy extasiado a la interminable e indescriptible dulzura, del seductor poderío de tus besos. Ya que ellos conjuntamente con llevarme a vivir a una paradisíaca y seductora dimensión, son los mágicos portadores de ese maravilloso sentimiento denominado amor, que además de encantarme, le devuelven a mi desolado y abatido cuerpo los impulsos de vida.

Como cuales apasionados y fuertes destellos de sentimiento, que regocijan a las extensiones de mi alma, dándome intensos bríos de desenfrenada pasión. Al mismo tiempo que las esculturales extensiones de tu maravillosa e indescriptible figura, son rodeadas por el abrasador dominio de mis brazos.

Mas cuales extensiones anatómicas de mi ser; reforzadas con la fuerza que podrían levantar un mundo, se determinan con la más suave de las sutilezas; y la más refinada de las elegancias, afirmando el poderío personal (que ejerzo con la más soberbia de las autoridades), cuando rodean a las extensiones de tu cintura, en ese sideral y al mismo tiempo cotidiano viaje, que emprendo encantado cuando cruzo las pavimentadas aceras que me llevan por el camino que recorrimos juntos; y que también me indican la ruta maravillosa hacia donde tu yaces tranquila; mi dulce y cautiva diva inspiradora.

Como cual encantada princesa que espera la gloriosa llegada de su persona favorita, - como tú me has denominado- y que con la magia de un beso, te despierto de tu discreta y silenciosa espera.

Porque tú mi maravillosa diva inspiradora, eres la hacedora de esa esplendorosa magia en la cual yo me siento encantado, maravillado, y que porque con el metafísico transcurrir del tiempo que crece más día a día, minuto a minuto, al mismo tiempo que mi interminable amor por ti, querida mía, cuando me detengo a contemplar interminablemente esos infinitos horizontes, que se vislumbran desde tu sideral e indescriptible belleza, enfatizada con el mundo de tu silencio, cuando viajo encantado y seducido para sentirme cobijado al dominio de tus brazos.

Extático e indescriptible instante en el cual tú rodeas mi cuello y yo las extensiones de tu cuerpo, haciendo brotar y florecer esa intensa e infinita magia que nace y se fortalece en ese preciso y hechizado momento en el cual estamos juntos tú y yo.

Y que ese señalado y encantador instante me lleva a vivir a otras siderales dimensiones del amor; que están determinadas por el poder de la magia que sale y emana desde esa maravillosa unión que tenemos tú y yo.

La luminosidad de los incandescentes y esplendorosos amaneceres; con todo la fuerza y el brillo de su omnipotente esplendor; no se comparan con la magnificencia de tu luminosa e infinita belleza. Propia del poderío de tu maravillosa persona; mi idolatrada diva inspiradora.

Pues la motivante y floreciente imagen que día a día, y que cotidianamente vislumbro con cada amanecer; cual asociativa y romántica escena que me recuerda a ti; mi adorada diva inspiradora, es el inicio de mis secuénciales días ya que cada amanecer, cada aurora es el impulso a seguir viviendo porque las fuerzas de mi vida van orientadas y dedicadas a ti, mi enaltecida diva inspiradora.

OH, mi arrolladora y fuerte diva inspiradora; que despierta e intensifica mis sorpresas, al yo quedar atónito de contemplar como de la silueta tan frágil y dócil de tu maravillosa e irreemplazable persona; emana tan intensa fuerza por medio del camino de tu voz.

Cual armónico y melodioso sonido que contradictoriamente con la fragilidad de tu maravillosa e idolatrada persona, adquiere las fuerzas más grandes de los colosos, al expresarme al profundo contenido de tu privado y recóndito, mundo de tus misteriosos pensamientos.

Más con esto los deslumbrados centros de mi entendimiento, quedan atónitos al contemplar como a tan frágil, dulce, encantadora, tierna y adorable diva; brote la más fuerte y dura de las determinaciones, cuando me expresas con el fuego de tu interior, las convicciones de tu carácter.

El fuego de tu interior, mi adorable y autoritaria diva inspiradora, que brota desde el fondo de tu maravillosa y adorable persona, viaja intensamente por los caminos de tu maravillosa y melodiosa voz.

Que como cual saeta desbordada, entra en forma de sonido por el camino de mis atentos canales auditivos, para dar en el centro -de mi exacerbado por ti claro esta-, loco y agitado corazón.

Y dicha impresión que tu proyectas en mi, me deja en el más intenso de los estado de sorpresa; al ver y sentir la fuerza con la que tu me determinad; así como orientas el camino y sentido de mi vida. Estando yo anclado a ti, y con esto me dejas empequeñecido y sirviéndome de la palma de tu mano.

Como un “cosito” de la forma en que graciosamente me determinas, me siento dócil y sumiso al dominio de tus ideas, mi maravillosa y apasionada diva inspiradora.

Dócil y sumiso para contemplar; que la iluminación de esa tenue y media luz, hace que la hermosura infinita del sueva, tibio y delicioso terciopelo de tu delicada piel; se vea de un matiz más blanco, estando a la expectación de mis ojos, de un carisma pálido.

Si, tu mí idolatrada diva inspiradora adquieres a matiz de media luz, el carisma pálido; reafirmando tu maravillosa y suave delicadeza.

Ante la cual mis fuertes y poderosos brazos recuperan su ilimitada fuerza para tenerte en ellos; con toda la intensidad del infinito amor, que nace y emana de lo más profundo de mi exacerbado corazón; mi idolatrada diva inspiradora.


FIN.

MI AMOR CUANDO RESPLANDECE EN LA PALIDA Y TENUE BELLEZA, DE TU HERMISÍSIMO ROSTRO, EN TUS RESPLADESCIENTES E INTENSOS AMANECERES.

AUTOR: MUNIR EDUARDO ELUTI CUETO.

Este poema esta dedicado a mi amor Gladys.



1

Tenue y pálida por tus madrugadas,
Haces saltar de gozo, mi loco corazón.
Despiertas mis fugaces alboradas
Con la belleza, de tu lindo esplendor.

2

Vislumbro al son de alba tu belleza,
Blanca y celestial como el enorme cielo.
Delicada como una mariposa crisálida,
Mi amor por ti, tiene infinito esmero.

3

Tu, “creas un mundo en in instante”,
Porque eres mi DIVA INSPIRADORA.
Para ti soy una entidad pensante,
De mi vida, eres esperanzadora.

4

Tienes un talento y genio ilimitado
Porque eres artista y creadora.
De ti estoy locamente enamorado
De la belleza, tú eres hacedora.

5

Cerca y lejos yo te vislumbro
Un mundo es poco para adorarte.
A la luz de tu belleza, me alumbro,
Y no paro de idolatrarte.

6

De las divas, eres tú la más hermosa.
Tu imagen no tiene comparación.
Tu sonrisa es la más esplendorosa
Porque tienes el don, de la creación.

7

De tu mundo, soy el habitante,
Que viaja por el infinito sideral.
En mi vida eres la participante,
Y mi motivo y ser principal.

8

Soy un viajero que recorre tu mirada
Formando en ella el sideral camino,
La senda ya nos esta trazada,
Como la ruta del peregrino.

9

Tu feminismo tiene el mayor estilo;
Y tu elegancia, es de realeza.
Ante ti me reverencio y me asilo
Porque tú eres más que toda alteza.

10

Mi amor por ti, dura más que la eternidad
Y siempre me dejas anonadado
Reinas en mi mente a perpetuidad;
Dejando a mi corazón muy iluminado.

11

Me deslumbro ante tus elegancias,
Prendiendo de mi amor, su esplendor.
Me hipnotizas con tus fragancias
Y por ti, mi impulso es redentor.

12

Tu talento es mayor que el universo
Y tu inteligencia es incomparable.
Tu desempeño no tiene anverso
Y tu distinción, inigualable.

13

Tienes la omnipotencia de una diosa,
Y el carisma de una constelación.
Eres mayor que la palabra “hermosa”,
De mi determinas mi consagración.

14

Blanca y tenue la piel de tus mañanas
Porque el alba ilumina tu belleza.
A tu hermosura la enaltecen las dianas
Siendo interminable toda tu lindeza.

15

Tú en mi vida, eres toda la razón;
Siendo así mi DIVA INSPIRADORA
Te lo poetizo con todo mi tesón.
Y de mi existencia, eres creadora.

16

Tú haces a mi corazón latir,
Y tu presencia me llena de impacto.
Porque sin tu presencia, no puedo vivir
Eso tú lo sabes en el acto.

17

Eres la mayor de todas las creaciones,
Y de tu presencia, brota la poesía.
Tu esplendor, llega a las constelaciones,
Llenando a mi vida, con alegría.

18

Antes de ti, yo era un loco errante
Que solo vagaba por esta tierra.
Ahora por ti soy tu caminante.
Para recorrer la belleza de tu sierra.

19

El camino de mi amor, es infinito
Y lo recorro en la ruta de tu mirada.
Mi amor por ti, sabes que no lo delimito;
Por ser interminable en la alborada.

20

Tú amanecer es el que me da la vida,
Tú alba para mi es mi gran crisol.
Dejando a mi mente muy resplandecida
Porque para mi, eres mi crisol.

21

Todas las palabras, sí, son pocas para adorarte,
Porque mi amor es mayor que el universo.
Tu belleza es mayor que el sol, al iluminarte,
Y tu mundo yo ya lo describo en mi verso.

22

El sol, la alborada y el amanecer
Que junto al alba, yo a ti te vislumbro.
Cada día a mi vida haces florecer,
Y de mi existencia, eres mi rumbo.

FIN